Destacado

Ciclo V: ovulatoria

Diseño sin título (13)

La fase central de nuestro ciclo. El culmen del subidón, (si no eres de las que “pinchas” desde la preovulatoria).

Esta es la fase en la que la fuerza y la energía que sientes está dirigida a los demás. Según Miranda Gray, es la fase de la madre. La que se corresponde con la fase de la luna llena o el verano.

QUÉ LE OCURRE A MI CUERPO:

La fase ovulatoria comienza con un aumento en la concentración de la hormona luteinizante y foliculoestimulante entre 16 y 32 horas antes de que la primera estimule el proceso de liberación del óvulo de nuestro ovario. Ése es el tiempo que suele durar esta fase.

El óvulo, una vez liberado puede ser fértil durante unas 10-12 horas.

En torno al momento de la ovulación, algunas mujeres experimentan un leve dolor en uno de los lados de la región inferior del abdomen. Este dolor es conocido como dolor pélvico intermenstrual. El dolor puede durar desde unos minutos hasta algunas horas. El dolor aparece por lo general en el mismo lado del ovario que libera el óvulo, pero se desconoce su causa, y precede o sigue a la rotura del folículo y puede no estar presente en todos los ciclos.

La liberación del óvulo no tiene lugar alternativamente en uno u otro ovario, sino que parece producirse de forma aleatoria. Si se extirpa un ovario, el otro libera un óvulo cada mes.

Los síntomas físicos van desde un aumento de la temperatura basal (de la que hablaremos más adelante con el método sintotérmico), más flujo vaginal, y mayor líbido o deseo sexual.

El apetito disminuye (hay quien dice que tiene su lógica si pensamos que la “hembra” debe poner todo su esfuerzo en procrear y no tanto en alimentarse…). El metabolismo comienza a elevarse. Algunos estudios reflejan un aumento de la fuerza debido a un incremento de la testosterona.

Puede aún existir riesgo de lesión debido a la laxitud de los tejidos como consecuencia de los altos niveles de progesterona (estudio).

QUÉ LE OCURRE A MI MENTE:

Surge una necesidad de expresarte, no sólo interna, sino también externamente. La comunicación en este momento entre hipotálamo y ovarios, y el alto nivel de estrógenos  también se ven reflejados en nuestra mente y nos hace estar más comunicativas, más oradoras e, incluso, mediadoras y, quizá, puedas aprovechar estas cualidades en tus reuniones de trabajo e, incluso, planificar esas reuniones para esta fase.

QUÉ LE OCURRE A MI ALMA:

Es la fase de la madre porque surgen profundos sentimientos de amor y armonía. Te sientes segura de ti misma, con un alto autoestima que te permite a apoyar y dar fuerza a los que te rodean.

Quizá en este momento, si tienes pareja, ves esto reflejado, y sientes que hay una fuerte unión ente vosotros. Las energías sexuales son muy fuertes y creativas. Sensualidad a tope!!

El hecho de que estemos más comunicativas, facilita que nos sintamos más sociables y receptivas con los demás.

CÓMO ENFOCAR MI PRÁCTICA DE YOGA:

Quiźa en esta fase, las extensiones y apertura de anahata te resulten más fáciles de ejecutar. Tu fuerza te permitirá realizar posturas exigentes, pero cuidado con forzar demasiado en las apertura de cadera o zonas de tu cuerpo donde creas que tus ligamentos puedan verse perjudicados (rodillas).

Una práctica de vinyasa exigente con postura de fuerza de piernas, espalda y brazos y mucha extensión de columna, sin torsiones imposibles o estiramientos “too much” para tus rodillas, creo que sería perfecta. A mí me funciona, a ti?

Cuéntamelo!!

Con cariño,

Miriam.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s